Denominación de la asignatura

Trabajo Final de Máster
Máster al que pertenece
Máster Universitario en Formación de Profesorado de Educación Secundaria
Créditos ECTS
12
Cuatrimestre en el que se imparte Segundo
Carácter de la asignatura Obligatorio

Presentación

La presente guía docente tiene como misión dar a conocer las características básicas del Trabajo Fin de Máster (TFM en lo sucesivo) del Máster oficial universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, FP y enseñanza de idiomas de la Universidad Internacional de La Rioja. En ella se indican los distintos pasos que el alumnos debe seguir para poder desarrollar esta última parte de este Máster.

Para la obtención del Título se debe elaborar y defender públicamente un TFM, dando cumplimiento al RD 1393/2007, porque se trata del módulo que concluye el plan de estudios de todo título oficial de Máster.

Su finalidad es demostrar que el alumno ha adquirido los conocimientos y las competencias asociadas a la titulación. En España, el Marco español de cualificaciones para la Educación Superior (MECES) es el encargado de la elaboración de un sistema compatible —y comparable— con el europeo, para facilitar la movilidad por Europa al finalizar los estudios de Máster. En el BOE (03/08/2011), RD 1027/2011 de 15 de julio, en el artículo 7 se explicita literalmente:

  1. El nivel de Máster se constituye en el nivel 3 del MECES, en el que se incluyen aquellas cualificaciones que tienen como finalidad la adquisición por el estudiante de una formación avanzada, de carácter especializado o multidisciplinar, orientada a la especialización académica o profesional, o bien a promover la iniciación en tareas investigadoras.
  2. Las características de las cualificaciones ubicadas en este nivel vienen definidas por los siguientes descriptores presentados en términos de resultados del aprendizaje:
    • haber adquirido conocimientos avanzados y demostrado, en un contexto de investigación científica y tecnológica o altamente especializado, una comprensión detallada y fundamentada de los aspectos teóricos y prácticos y de la metodología de trabajo en uno o más campos de estudio;
    • saber aplicar e integrar sus conocimientos, la comprensión de estos, su fundamentación científica y sus capacidades de resolución de problemas en entornos nuevos y definidos de forma imprecisa, incluyendo contextos de carácter multidisciplinar tanto investigadores como profesionales altamente especializados;
    • saber evaluar y seleccionar la teoría científica adecuada y la metodología precisa de sus campos de estudio para formular juicios a partir de información incompleta o limitada incluyendo, cuando sea preciso y pertinente, una reflexión sobre la responsabilidad social o ética ligada a la solución que se proponga en cada caso;
    • ser capaces de predecir y controlar la evolución de situaciones complejas mediante el desarrollo de nuevas e innovadoras metodologías de trabajo adaptadas al ámbito científico/investigador, tecnológico o profesional concreto, en general multidisciplinar, en el que se desarrolle su actividad;
    • saber transmitir de un modo claro y sin ambigüedades a un público especializado o no, resultados procedentes de la investigación científica y tecnológica o del ámbito de la innovación más avanzada, así como los fundamentos más relevantes sobre los que se sustentan;
    • haber desarrollado la autonomía suficiente para participar en proyectos de investigación y colaboraciones científicas o tecnológicas dentro su ámbito temático, en contextos interdisciplinares y, en su caso, con una alta componente de transferencia del conocimiento;
    • ser capaces de asumir la responsabilidad de su propio desarrollo profesional y de su especialización en uno o más campos de estudio.
  3. Las cualificaciones incluidas en este nivel se indican en el apartado correspondiente del cuadro que figura en el anexo a esta norma.
Contenidos

Competencias

Las competencias generales de esta materia, compendio de las de toda la titulación, se resumen en la capacidad para buscar, obtener, procesar y comunicar información (oral, audiovisual, digital o multimedia), transformarla en conocimiento y aplicarla en los procesos de enseñanza y aprendizaje en las materias propias de la especialización cursada.

De esta manera, las competencias básicas que se espera que el alumno adquiera en la realización de este trabajo fin de máster son:

  • CB6. Poseer y comprender conocimientos que aporten una base u oportunidad de ser originales en el desarrollo y/o aplicación de ideas, a menudo en un contexto de investigación.
  • CB7. Que los estudiantes sepan aplicar los conocimientos adquiridos y su capacidad de resolución de problemas en entornos nuevos o poco conocidos dentro de contextos más amplios (o multidisciplinares) relacionados con su área de estudio.
  • CB8. Que los estudiantes sean capaces de integrar conocimientos y enfrentarse a la complejidad de formular juicios a partir de una información que, siendo incompleta o limitada, incluya reflexiones sobre las responsabilidades sociales y éticas vinculadas a la aplicación de sus conocimientos y juicios.
  • CB9. Que los estudiantes sepan comunicar sus conclusiones ¿y los conocimientos y razones últimas que las sustentan¿ a públicos especializados y no especializados de un modo claro y sin ambigüedades.
  • CB10. Que los estudiantes posean las habilidades de aprendizaje que les permitan continuar estudiando de un modo que habrá de ser en gran medida autodirigido o autónomo.

Las competencias generales para esta asignatura son:

  • CG03. Buscar, obtener, procesar y comunicar información (oral, impresa, audiovisual, digital o multimedia), transformarla en conocimiento y aplicarla en los procesos de enseñanza y aprendizaje en las materias propias de la especialización cursada.

Las competencias específicas para esta asignatura son:

  • CE13. Comprender el desarrollo de la personalidad de estos estudiantes y las posibles disfunciones que afecten al aprendizaje.
  • CE15. Identificar y planificar la resolución de situaciones educativas que afectan a los estudiantes con diferentes capacidades y ritmos de aprendizaje.
  • CE25. Conocer la historia y los desarrollos recientes de las materias y sus perspectivas para poder transmitir una visión dinámica de las mismas.
  • CE26. Conocer los contextos y situaciones en que se usan o aplican los diversos contenidos curriculares.
  • CE27. En el caso de orientación psicopedagógica y profesional, conocer los procesos y recursos para la prevención de problemas de aprendizaje y convivencia, los procesos de evaluación y de orientación académica y profesional.
  • CE28. Conocer los desarrollos teórico-prácticos de la enseñanza y el aprendizaje de las materias correspondientes a la especialización.
  • CE29. Transformar los currículos en programas de actividades y de trabajo.

Las competencias transversales para esta asignatura son:

  • CT03. Utilizar las herramientas para presentar, producir y comprender la información que les permita transformarla en conocimiento.

Para adquirir todas estas competencias, el estudiante también deberá ser capaz de utilizar las herramientas para presentar, producir y comprender la información que les permita transformarla en conocimiento.

De forma general, se considerará que has desarrollado las competencias propias a este Máster si por medio del TFM puedes mostrar que eres capaz de:

  • dar respuesta a una necesidad, individual (persona o grupo concreto) o general (propuestas de mejora, innovación, etc.), ya sea en forma de propuesta de intervención;
  • realizar una reflexión crítica sobre aspectos teóricos revisados en profundidad, a fin de presentar y evaluar el estado de la cuestión y poder dar soporte teórico a otras investigaciones aplicadas que se vislumbren como necesarias para la mejora y la innovación;
  • realizar una investigación sobre un aspecto concreto por medio de un diseño metodológico adecuado.

Cada una de estas tres finalidades requiere de una metodología diferente y de un diseño específico.

El TFM presenta unos requisitos propios y diferenciales del resto de las materias, dado que supone la última fase del proceso formativo del Máster, y debe poder mostrar el desarrollo de las competencias señaladas:

  • El TFM tiene carácter obligatorio, se realiza en el segundo cuatrimestre del Máster y tiene una carga lectiva de 12 ETCS.
  • Este trabajo será realizado de manera individual bajo la supervisión de un director asignado por la UNIR. El trabajo concluirá con su exposición y defensa pública ante un tribunal.
  • Para realizar la defensa del TFM es necesario haber superado todas las materias previstas en el plan de estudios y también  la materia de Prácticum.

Propuesta del tema de investigación y requisitos básicos

Metodología

Se proponen cuatro tipos de Trabajo Final de Máster:

  • Propuesta de intervención.
  • Investigación.
  • Estado de la cuestión.

El alumno podrá decidir en qué tipología encuadrará su TFM, a partir de aquí el alumno deberá hacer una propuesta de tema, para ello deberá rellenar el formulario establecido. Dicha propuesta debe estar siempre orientada a que se puedan mostrar de forma integrada los contenidos recibidos y la adquisición de competencias asociadas a la titulación y especialidad que se ha cursado. El director del TFM orientará al estudiante sobre cómo formular adecuadamente su propuesta de tema y la mejor forma para llevarlo a cabo con el rigor que todo trabajo académico requiere.

Los requisitos que debe cumplir el TFM son los siguientes:

  • El trabajo deberá ser original e inédito. No se considera apto utilizar un trabajo presentado previamente en otras materias (por ejemplo, Memoria de Prácticas), cursos, grado o máster, doctorado, etc. Es importante que referencies todo aquello que hayas extraído de otras fuentes ya que la detección de textos copiados sin referenciar es motivo de suspenso.
  • La extensión se situará entre 15.000 y 20.000 palabras de texto original (orientativamente, entre 50 y 70 páginas de cuerpo de trabajo, sin anexos). A estas pueden añadirse anexos documentales (textos escritos, documentos gráficos o audiovisuales, etc.) si fuera necesario.
  • La redacción del TFM debe ser clara y sintética. A lo largo del texto se debe perfilar un hilo conductor que dote de sentido a la lectura y que vaya construyendo el conocimiento que se ofrece.
  • La bibliografía debe ser actual y adecuada a la finalidad que se busca (no es lo mismo un trabajo de revisión que una propuesta de intervención, etc.) para que sirva de fundamentación suficiente y rigurosa de lo investigado.

En la documentación aportada en el campus virtual el alumno puede encontrar especificaciones más concretas y prácticas, tanto académicas como formales, sobre los requisitos mínimos del TFM y las diferentes estructuras correspondientes a cada modalidad de investigación.

La propuesta de trabajo final de máster que se realice será provisional hasta que el director asignado la confirme como adecuada y le comunique la autorización definitiva al alumno.

Las horas de dedicación a cada actividad se detallan en la siguiente tabla:

ACTIVIDADES FORMATIVAS
HORAS
Sesión inicial de presentación 2.0
Lectura de material en la plataforma 5,0
Seminarios 5,0
Tutorías individuales 6,0
Sesiones grupales 3,0
Elaboración del TFM 277,0
Exposición del TFM 2,0
Total
    300

Seguimiento del TFM

Asignación del director y sus funciones

La coordinación del Máster realizará la asignación del director del TFM poco después de que haya finalizado el plazo para la entrega de la propuesta del tema de investigación.

Las funciones del director de TFM son las siguientes:

  • Aprobar la propuesta de investigación y establecer las pautas de trabajo con cada estudiante.
  • Orientar a los estudiantes durante el desarrollo de los TFM.
  • Determinar si los proyectos son aptos para la defensa pública.

Autorización de la propuesta y seguimiento del TFM

El alumno debe tener en cuenta que para que el director autorice la propuesta es necesario que existan condiciones reales de poder realizar el trabajo de acuerdo con los criterios de tiempo y forma establecidos para este tipo de trabajos.

Una vez sea comunicada la autorización de la propuesta, el alumno deberá comenzar a organizar el material, redactar y realizar los análisis oportunos para la investigación. Si hay una suficiente revisión previa del tema es más fácil hacer una buena propuesta de TFM.

Para el seguimiento y dirección del TFM, el alumno dispone de diversos recursos. Su aula virtual, en la que puede encontrar documentación que profundiza en los distintos elementos que conforman el trabajo: clases magistrales de interés general, seminarios prácticos específicos, plantillas de trabajo, etc., que facilitan el desarrollo del trabajo. También podrá asistir a seminarios, presenciales virtuales, tener tutorías individuales mediante Adobe Connect u otros medios que le recomiende el director, mantener comunicación directa mediante correo electrónico con el director y foros en su aula virtual.

La supervisión de la evolución del TFM se facilita a través de diversas entregas parciales a través de la plataforma del campus virtual. La comunicación escrita durante este período con el director se realizará a través del correo electrónico de la plataforma.

Los directores indicarán las fechas para realizar las entregas e irán marcando la agenda de entrevistas individuales.

  • Seminarios
    A lo largo de este período se ofrecerán seminarios a los alumnos con la finalidad de poder aportar, recordar conceptos básicos sobre metodología de investigación, así como las indicaciones y recomendaciones de interés general que consideren más oportunas en función de la especialidad de que se trate.
  • Sesiones individuales
    Se trata de entrevistas individuales entre el alumno y su director de TFM con el objeto de hacer una adecuada devolución de la información sobre la evolución del trabajo y las correcciones realizadas, así como la planificación de las futuras acciones y pautas de trabajo.

Contenido y desarrollo del trabajo

Martínez-González (2005) afirma que «los educadores y el profesorado necesitan y demandan recursos, formación y estrategias que les permitan encontrar respuestas útiles, realistas y eficaces para adaptarse y adaptar la educación a los nuevos requerimientos sociales. Entre estos recursos y estrategias se encuentra la investigación, que les facilitará identificar necesidades y efectuar diagnósticos precisos para tomar decisiones sobre cómo promover cambios adecuados(..)» (pág. 8).

También insiste en la idea de que la investigación debe ser «contextualizada, deseada, colaborativa, consensuada, participada y protagonizada por los propios agentes de la comunidad educativa» (pg. 8) de tal manera que sea llevada a cabo sobre la acción educativa cotidiana.

Si bien es cierto que las prácticas profesionales y la investigación científica se sustentan sobre condiciones diferentes (de hecho, la práctica se debe apoyar y poder justificar sobre los resultados de la investigación), la realidad es que, desde la idea de «investigación-acción», la práctica profesional y la investigación científica, convergen y se complementan con el doble propósito de buscar y generar conocimiento por medio de la acción para el cambio, la mejora, la optimización, la innovación, etc. Es decir, la acción alimenta la necesidad de investigación y los resultados de esta retroalimentan a la acción, generando una espiral de conocimiento en la que se vinculan de forma proactiva y dinámica la investigación, la acción y, como resultado, la formación de los agentes implicados.

El beneficio fundamental de esta forma de investigar es doble, por una parte está la posibilidad de poder mejorar la práctica, la situación concreta, y aprender a partir de los resultados y/o cambios conseguidos, es decir, induce a teorizar sobre la práctica. Por otra parte, enfrenta al docente, como investigador, a la necesidad de enfrentarse y cuestionar, con visión crítica, las prácticas habituales y los valores que se encuentran tras ellas, para entender mejor las razones sobre las que se sustenta y no actuar de forma rutinaria y acrítica. Por último, pero no menos importante, obliga, o debería hacerlo, a revisar los principios éticos que dan significado a cada actuación. En cualquier ámbito de la acción educativa se trabaja con personas y la integridad y el respeto a esta están siempre por encima de cualquier otro fin.

En segundo lugar, la investigación no siempre parte de la necesidad de dar respuesta a necesidades asociadas a la acción concreta y vivida por el docente en el aula, pero sí del descubrimiento de la necesidad de conocer más en profundidad ciertos temas, formarse mejor en ciertos aspectos, aportar una visión global sobre el estado de la cuestión en cierta materia o sobre el uso de ciertas metodologías, herramientas, etc. Esta puede ser el motor, en muchas ocasiones, para plantearse la necesidad de profundizar en determinados aspectos que requieren una mayor y mejor fundamentación o revisión crítica de diversas teorías. La respuesta investigadora se plasmará en la revisión del estado de la cuestión.

Basándonos, en parte, en lo que el Ministerio de Educación y Ciencia propone desde el Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE), algunas de las principales propuestas de investigación en Educación se refieren a (Martínez-González, 2005):

  • Un sujeto: alumno o educando, profesor, educador, director, padre, madre, etc.
  • Un método: de enseñanza, de aprendizaje, de dirección de centro, de convivencia, de disciplina, etc.
  • Un programa: docente, de centro, de desarrollo de habilidades y competencias, de política educativa, etc.
  • Un recurso: docente, tecnológico, personal, económico, institucional, etc.
  • Una Institución: centros e instituciones educativas de distinta tipología y dirigidos a distintos destinatarios, centros de recursos para el profesorado, etc.
  • Un contexto ambiental educativo: un aula, un centro o institución educativa, una familia, una biblioteca, un centro social, un entorno comunitario, etc.
  • Un cambio observado, espontáneo o como resultado de una intervención o innovación educativa: en el comportamiento de un alumno o de un grupo de alumnos o educandos, en el profesorado, en la dirección del centro, en el funcionamiento del centro, en las familias, en los padres y madres de los alumnos, etc.
  • Relaciones y combinaciones de factores que operan en una situación educativa: por ejemplo, la relación entre el estilo directivo en un centro y la calidad de convivencia en el mismo, la relación entre los métodos docentes y los rendimientos académicos de los alumnos, la relación entre la organización del centro y la calidad de la participación de los agentes de la comunidad educativa en el mismo, etc.
  • Los efectos a los que dichas combinaciones de efectos dan lugar : por ejemplo, grado de satisfacción en un centro por parte del profesorado, del alumnado y de los padres y madres, grado de conflictividad, niveles de rendimiento académico, grado de consecución de determinados niveles de calidad educativa, etc.

Con el TFM se pretende mostrar cómo el alumno ha alcanzado esa capacidad de investigación, innovación y desarrollo en el ámbito educativo. De esta forma, se considerará que el alumno ha desarrollado las competencias propias a este Máster si por medio del TFM puede mostrar en su trabajo de investigación una de las tres finalidades siguientes:

  • Dar respuesta a una necesidad individual (persona o grupo concreto) o general (propuestas de mejora, innovación, etc.), ya sea en forma de propuesta de intervención, o de elaboración de un programa.
  • Realizar una reflexión crítica sobre aspectos teóricos revisados en profundidad, a fin de presentar y evaluar el estado de la cuestión y poder dar soporte teórico a otras investigaciones aplicadas que se vislumbren como necesarias para la mejora y la innovación.
  • Contrastar una o más hipótesis por medio de un diseño metodológico adecuado, realizando una investigación para ello.

Cada una de estas tres finalidades requiere de una metodología diferente y de un diseño específico.

En cualquiera de los casos, se trate de la modalidad de investigación que se trate, como ya se ha dicho, el tema debe estar directamente vinculado al objeto formativo de este Máster en cada una de sus especialidades: la formación de profesores de las diferentes áreas de conocimiento que se imparten en la educación secundaria obligatoria, bachillerato, formación profesional o en la enseñanza de idiomas. Es decir, cada alumno ha de ser capaz, desde su formación de origen, de poner esta a disposición de la mejor educación del alumno desde un conocimiento profundo de la materia y de la didáctica de ésta, de una forma coordinada con la familia, el proyecto educativo del centro, los diferentes departamentos dentro de este, los proyectos de innovación y calidad, la tutoría, etc.

En documentación adjunta en el aula de la asignatura se ofrece al alumno, a modo de recuerdo, las indicaciones para abordar cualquier tema con la metodología adecuada, en función de los objetivos, para poder presentar cada propuesta y posterior desarrollo de la investigación de la forma adecuada. En estos documentos se encuentran también las indicaciones formales a las que se debe ajustar el trabajo.

El TFM ha de entregarse con un formato preestablecido por UNIR. Se exige que el formato de las referencias se ajuste a la normativa de la APA, 6ª edición.

Referencias bibliográficas:

Martínez-González, R. A. (2005). La investigación en la práctica educativa: Guía metodológica de investigación para el diagnóstico y evaluación en los centros docentes. Madrid: MEC. Centro de Investigación y Documentación Educativa (CIDE).

evaluación

Entrega y defensa del TFM

Entrega del trabajo final de máster

Para que el trabajo pueda ser defendido debe ser autorizado por el director. Esta autorización se realizará sobre la versión definitiva del trabajo que el director autorizará a subir en formato PDF a la plataforma.

En el calendario del Máster viene marcada la fecha de depósito del trabajo. Una vez superada esa fecha no se admitirán los trabajos recibidos, por lo que los trabajos en esta situación deberán ser defendidos en otra convocatoria. Esta fecha de depósito se refiere al TFM ya finalizado, pues el director ha de contar con un tiempo suficiente para la última revisión y para la autorización para la defensa.

Defensa del TFM y calificación

Para la obtención del Título el estudiante debe defender públicamente su trabajo fin de máster ante un tribunal, dando cumplimiento al RD 1393/2007. Una vez depositado el TFM, la coordinación del Máster fijará las fechas para la defensa y las comunicará a los alumnos debidamente, al igual que el lugar y la hora en que el alumno defenderá su trabajo ante el tribunal. El período que hay entre el depósito del trabajo y la defensa puede ser de entre 30 y 90 días.

La calificación del TFM será otorgada únicamente por un tribunal, integrado por 3 profesores doctores de los cuales al menos uno de ellos será de otra universidad. 

Para realizar la valoración del trabajo existe una rúbrica de calificación que está a disposición del alumno y que ha de servir de instrumento de autoevaluación continuo y, junto a las indicaciones del director, para poder ir comprobando que el trabajo se ajusta a los criterios conforme a los cuales va a ser evaluado.

La calificación del TFM la comunicará el propio tribunal tras la reunión de deliberación y evaluación conjunta que tiene lugar después de la defensa.

La calificación se otorgará en función de la escala numérica de 0 a 10, con expresión de un decimal, a la que se le añadirá su correspondiente calificación cualitativa:

0 – 4, 9 Suspenso
(SS)
5,0 – 6,9 Aprobado
(AP)
7,0 – 8,9 Notable
(NT)
9,0 – 10 Sobresaliente
(SB)